Opinión

To app or not to app. Aplicaciones móviles para el aprendizaje de lenguas

 

To app or not to app: Is that the question? Más allá del guiño Shakespeariano, esta pregunta nos plantea la inminencia de la necesidad de meditar en torno al futuro de los dispositivos móviles en los procesos de aprendizaje de idiomas. Y es una reflexión urgente porque todo parece indicar que, antes de que finalice la década, la tecnología móvil y el aprendizaje ubicuo se consolidarán con fuerza en el mundo occidental ¿Qué hacer, pues? ¿Cómo aprovechar el potencial de las aplicaciones móviles para mejorar el aprendizaje de una lengua? ¿Es responsabilidad del docente conocerlas, utilizarlas o recomendarlas? ¿Y si, en lugar de promover más y mejores oportunidades de aprender, estamos contribuyendo a generar una nueva brecha digital?

Estas son solamente algunas de las preguntas que Enric Serra y yo nos hicimos al elaborar el vídeo que acompaña este artículo. No obstante, creo que ambos hemos respondido afirmativamente y de manera categórica a la pregunta inicial. Apps, sí. Responder al resto de las preguntas es una tarea que entendemos que no podemos hacer solos. Por eso queremos compartir estas inquietudes, para que, con otros docentes y con los aprendientes, podamos ir descubriendo el camino a seguir.

Nota: El contenido gráfico del vídeo está en inglés y la voz en off en catalán.

 
Creo que las apps ya han entrado en nuestras aulas sin siquiera haber sido invitadas. Al principio de este año académico, muchos de mis estudiantes escondían los teléfonos móviles cuando consultaban las apps de WordReference  o  de Dictionary.com, pero pronto entendieron que, en nuestras clases, el teléfono móvil se puede dejar sobre la mesa. Poco a poco no sólo utilizaban diccionarios, sino aplicaciones de pronunciación como Forvo  o howjsay. Quiero imaginar que, cuando tienen tiempo libre, además de ponerse al día en facebook o twitter, se enfrascan en juegos como Angry Words, Jambalaya  o Word Ladder. Me gusta pensar que cuando no están en clase y la curiosidad asalta, hacen uso de apps como iPhrasal  o Grammar Up.

Muchos docentes tienen dudas muy razonables acerca de la conveniencia de abrazar la tecnología móvil. Ahora que empezábamos a sentirnos un poco más cómodos con la Web 2.0 nos dicen que ya está demodé, que es tiempo de entrar en modo touch ¿Y qué pasa si no tengo un dispositivo inteligente, sea un teléfono o una tableta? ¿Con qué criterios cuento para elegir aplicaciones que pueda recomendar a mis estudiantes? ¿Tengo derecho de proponer el uso de apps en mis clases si no todos mis estudiantes tienen acceso a un dispositivo? Todos tenemos muchas preguntas, nos hacen falta respuestas. Sospecho que los propios aprendientes irán marcando muchas de las pautas a seguir.

Nadando en estas realidades líquidas vamos explorando, descubriendo otras formas de aprender y de enseñar. Son tiempos propicios para dibujar caminos de aprendizaje autónomo, ecléctico, colaborativo, ubicuo. Son tiempos de preguntas incesantes, inquietantes, preguntas que compartimos con ustedes porque sólo en la reflexión colectiva encontraremos las respuestas que debemos seguir buscando.

 

Sílvia Solà
Profesora de inglés
 

Comentarios

 
  1. julio dice:

    creo que el uso de las nuevas tecnologías nos puede ayudar en estos momentos yá.También creo que es importante que estas aplicaciones sean prácticas y de fácil manejo para que todos”generaciones de mayores y de jovenes”podamos acceder a ellas y que no sean complejas de manejar.

  2. Saul dice:

    Pienso lo mismo, en un mundo tal globalizado, y en especial, con tantos avances tecnológicos es imposible dejar a un lado estas nuevas herramienta como parte de la enseñanza, me gustaría saber un poco más en cuanto a este tema.

  3. pep dice:

    Estoy muy interesada en app para el aprendizaje de inglés. Nos podeis facilitar el nombre de apps que nos pueden ser utiles para el aprendizaje de ingles?

Deja tu comentario

 

Normas de uso de los comentarios: Este es un espacio de libre expresión para plantear preguntas u ofrecer puntos de vista o explicaciones, pero no todo vale. Se borrarán todos aquellos comentarios que consideremos insultantes o denigrantes. También se borrarán aquellos comentarios que no tengan ninguna relación con el tema.

volver arriba